19 de mayo de 2011

Materia consciente

Una reacción, una explosión de energía origina el cosmos hace 25.000 millones de años. Con el tiempo se van generando elementos en el espacio. Primero gaseosos: helio, hidrógeno, oxigeno... Posteriormente otros más pesados: carbono, silicio, hierro... La reacción de los elementos va creando las condiciones, durante miles de millones de años, que acaban generando los primeros astros, y en torno a ellos, los primeros planetas. La tierra tiene unos 4.000 millones de años. Con ella, la aparición de materia orgánica dará pie a las formas más elementales de vida.


Hace 3.500 millones de años se generan los virus.
Los virus se complican entre ellos para dar pie a las bacterias.
Las bacterias se complican entre elllas y darán paso a los primeros seres invertebrados. 
Los invertebrados se complicarán para generar los primeros peces.
Los peces darán paso a los primeros anfibios.
Los anfibios a los reptiles. 
Los reptiles a las aves. 
Las aves a los mamíferos
Los mamíferos se van complicando hasta aparecer los primates. 
Los primates se van complicando hasta aparecer los homínidos. 
Los homínidos se complican hasta llegar al homo sapiens.



Somos la materialización de la energía; el punto final de un proceso que no podemos descartar se haya podido dar también en otros sistemas, aunque ello es harto improbable. De infinitas reacciones, de infinitas concatenaciones, nosotros hemos llegado a ser la excepción a las infinitas cadenas rotas; el triunfo de la materia consciente. La materia es consciente de ella misma. Somos materia orgánica consciente. El ser humano es la conciencia de la materia.