2 de julio de 2011

El Corán

"Dicen los judíos que Javhé es Dios único y verdadero. Que en verdad sólo a ellos ama y que sólo los nacidos en tierra de Israel obtienen vida eterna. Dicen los cristianos: “nosotros somos los hijos, los amigos amados de Dios”. ¡Afirman incluso que no hay un Dios, sino tres! Que el altísimo precisó adoptar un hijo para darse a conocer. ¿No volverán a Dios y le pedirán perdón? Dios no necesita adoptar, ni junto a él hay más dioses. ¿Acaso no comprenden que Dios es uno y que a todos ama por igual? Si no cejan en lo que dicen, tocarán un tormento doloroso". 

“Di a las creyentes que bajen sus ojos, oculten sus partes y no muestren sus adornos más que en lo que se ve. ¡Cubran su seno con el velo! No muestren sus adornos más que a sus esposos, o a sus padres, o a los padres de sus esposos, o a sus hijos, o a los hijos de sus esposos, o a sus hermanos, o a los hijos de sus hermanos, o a los hijos de sus hermanas, o a las mujeres, o a los esclavos que posean, o a los varones, de entre los hombres, que carezcan de instinto, o a las criaturas que desconocen las vergüenzas de las mujeres; éstas no meneen sus pies de manera que enseñen lo que, entre sus adornos ocultan. Todos volveréis a Dios, ¡Oh, creyentes! Tal vez seáis bienaventurados”

(1) Cr. 5, 21-18; 76-72; 23, 93-91, etc
(2) Cr. 31.24. Versículo a partir del cual, se originan las distintas interpretaciones (y distintos hábitos) para  ocultar el cuerpo de la mujer.