15 de abril de 2014

"La nada es bella" / Doctrina del Shock (2)

(Klein)

Milton Friedman, uno de los artífices del nuevo fundamentalismo global, promete libertad individual por encima de cualquier otra consideración social. Es la proclamación del creacionismo económico como indiscutible derecho natural. De fondo subyace la eterna aspiración reaccionaria de la eliminación del Estado Social. Todo lo que hemos vivido en los dos últimos siglos es consecuencia histórica, fruto de regulaciones positivas. Afecta por tanto al orden natural y debe ser corregido. Se trata del retorno al único orden aceptable por el capitalismo cuando éste ya no se siente amenazado: el orden natural [neofeudalismo] previo a cualquier conquista histórica de derechos y libertades. Reforma tras reforma, hasta la restauración de la nada como toda regulación existente, en nombre de la Libertad.


"El núcleo de buena parte de la doctrina de Chicago es que las fuerzas económicas de la oferta, demanda, inflación y desempleo, son como las fuerzas de la naturaleza, fijas e inmutables. En el auténtico libre mercado imaginado en los textos de Chicago, estas fuerzas coexisten en perfecto equilibrio, la oferta reaccionando con la demanda, de la misma forma que la luna empuja las mareas. Del mismo modo que se autorregulan los ecosistemas, manteniéndose en equilibrio, el mercado, si se le deja a su libre arbitrio, creará el número preciso de productos a los precios exactamente adecuados, producidos por trabajadores con sueldos exactamente adecuados para comprar esos productos: un edén de pleno empleo, creatividad sin límites e inflación cero.

Este amor por un sistema idealista, es el rasgo definitorio de la economía radical del libre mercado. El capitalismo se considera un “precioso conjunto de movimientos” o una “maquinaria celestial”. Como todas las fes fundamentalistas, la economía de la Escuela de Chicago es, para los verdaderos creyentes, un sistema cerrado. La premisa inicial es que el libre mercado es un sistema científico perfecto, un sistema en el que los individuos, siguiendo sus propios intereses, crean el máximo beneficio para todos. Se sigue ineluctablemente, que si algo no funciona en una economía de libre mercado (alta inflación o desempleo) obedece a que el mercado no es auténticamente libre. La solución de Chicago es siempre la misma: aplicar de forma más estricta y completa los fundamentos naturales del libre mercado. La absoluta no intervención".

  • La Doctrina del Shock. Naomi Klein