13 de noviembre de 2012

La Iglesia, en el armario

El armario de la Iglesia es el armario del gen absolutista, de la intolerancia, del integrismo. El Tribunal Constitucional viene de refrendar el derecho al matrimonio, de todos aquellos/as que durante siglos fueron condenados/as por los amantes del prójimo, a arder en los infiernos. Lo que en el fondo se aprueba por parte del Tribunal Constitucional no va más allá de un ejercicio de tolerancia sociológica, que en pocas décadas dejará de abrigar controversia alguna. Todo el rencor de las posiciones idealistas se olvidará de la noche a la mañana, quizá para reconducirse hacia otros perfiles a los que condenar. Los súbditos aguardarán  piedra en mano, las nuevas acusaciones del Sanedrín. Exigir la aplicación de cada renovado fallo de sus prescriptores, los investirá de razón, de pertenencia y de dignidad.