23 de enero de 2013

Derecho natural o derecho positivo [hacia la destrucción del Estado]

"Por supuesto que existe la lucha de clases; es mi clase,
la de los ricos, la que está ganando esta guerra".
Warren Buffett (tercera fortuna del mundo)

El derecho natural [orden natural] se opone al derecho positivo [ley escrita, creada por el hombre en sociedad]. La distinción nace en la edad media con la idea, esgrimida por las clases dominantes [monarquía, clero y nobleza] de un "Dios creador de todo lo que existe", es decir, un rey, un noble o un pordiosero nacen como tales porque "Dios así lo ha querido". El orden natural refleja la arbitrariedad de la naturaleza; el libre arbitrio de una creación consagrada al azar celestial, por encima de la ordenación [positiva] de las sociedades.

Hoy día, la reivindicación del derecho natural [la crítica a un Estado regulador] tiene por objeto oponerse a los derechos adquiridos [conquistados por la sociedad frente a las clases que la dominaban]. Frente al feudalismo del Antiguo Régimen, frente al derecho natural, el Estado y posteriormente el Estado del Bienestar es una lenta construcción plasmada en derecho positivo durante los últimos doscientos años: derecho universal a la Sanidad, a la Educación, a la dignidad en el trabajo, a vacaciones, a jubilación, a coberturas sociales, etc. Todo ello forma parte de una regulación positiva, conquistada a sangre y fuego frente al absolutismo [la clase dominante se erige en enemiga de un Estado que cercena sus privilegios, los encorseta y los amenaza].

La idea de que existe un orden natural, una "humanidad dada" desde el principio, es siempre un presupuesto de la clase dominante, cualquiera que sea su naturaleza: tocados por la gracia de Dios frente al vulgo;  ricos frente a pobres; integristas religiosos frente a laicos, etc. La idea de un derecho que brota de la conciencia pura y autónoma [Dios], frente a la coacción del Estado, es lógicamente, una conclusión interesada. La reivindicación del derecho natural esconde el permanente conflicto entre clases sociales. No existe derecho natural (1) sino la constante expresión de la capacidad de la clase dominante de mantener sus intereses o seguir imponiéndose sobre las clases sometidas.

(1) La supuesta "ley natural" es diferente en casa sociedad: cada imposición y cada costumbre, se interpreta de distinta manera en cada cultura y época: "Feudalismo", "esclavismo", "mujer inferior al hombre", "mezclar banca especulativa con banca clásica", "privatizar la Sanidad, la Educación, la Justicia o el patrimonio público", son distintas variantes de una misma aspiración: la sempiterna imposición de la clase dominante sobre la sometida.


Relacionados:
La nada es bella
Desigualdad natural vs desigualdad social