6 de abril de 2013

Casas Reales

"Juan Carlos I, Rey de España, de Castilla, de León, de Aragón, de las Dos Sicilias, de Jerusalén, de Navarra, de Granada, de Toledo, de Valencia, de Galicia, de Mallorca, de Sevilla, de Cerdeña, de Córdoba, de Córcega, de Murcia, de Menorca, de Jaén, de los Algarves, de Algeciras, de Gibraltar, de las Islas Canarias, de Hungria, de Dalmacia, de Croacia, de las Indias Orientales y Occidentales y de las islas y tierra firme del Mar Océano; Archiduque de Austria; Príncipe de Suabia, Duque de Borgoña, de Brabante, de Milán, de Atenas, de Limburgo, de Lotaringia, de Luxemburgo, de Güeldres, de Estiria, de Carniola, de Carintia, de Wurtemberg y de Neopatria; Marqués de Oristán y de Gociano; Conde Palatino de Borgoña; Conde de Habsburgo, de Flandes, del Tirol, de Artois, de Hainaut, de Namur, de Gorizia, de Ferrete, de Kyburgo, del Rosellón, y de Barcelona; Señor de Vizcaya, de Molina, de Salins, de Malinas, de la Marca Eslovena, de Pordenone y de Trípoli; Landgrave de Alsacia y Margrave del Sacro Imperio Romano y de Burgau".

Un histórico retrato preside el despacho de Juan Carlos I de Borbón. Se trata de Philippe de Bourbon, (Felipe V), nieto de Luis XIV y primer francés en reinar en España. La República Francesa se desharía de su celestial dinastía; no así España. Antes de ver garantizados los intereses franceses, las riquezas de las Españas e Indias fueron para los centroeuropeos germánicos (Habsburgo). Precediendo a todos ellos, Trastámara sería la última Casa Real peninsular.

Una dinastía real nunca renuncia a sus títulos, reinando allá donde pueda conservar su "jefatura" y a la espera de que la historia posibilite nuevas condiciones que le permitan la expansión de su reinado. La historia es siempre dinámica y está sujeta al cambio.