14 de mayo de 2013

Falciani y los amnistiados

Hervé Falciani es un informático que trabajaba para la filial suiza del HSBC. Antes de abandonar la entidad se apropió de un listado interno de más de 100.000 cuentas pertenecientes a evasores fiscales de toda Europa. La jugada de Falciani sirvió también para identificar más de 3.000 cuentas de españoles en dicha sede del HSBC

La primera lista con la situación de 650 presuntos defraudadores, (trascendió entre ellos el nombre de Emilio Botín), llegó a España en 2010 bajo el gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero. En lugar de actuar, la agencia tributaria les propuso archivar su situación y regularizarla a cambio de una multa cuantificable en una décima parte de las cantidades "detectadas". El actual gobierno, que calificó por entonces la decisión de "barbaridad impresentable, injusta y antisocial", ha repetido la misma maniobra mediante una segunda amnistía fiscal en noviembre de 2012. La lista de los defraudadores no se ha hecho pública.

Suiza dictó orden de busca y captura para Falciani por sustracción de datos bancarios y el informático fue detenido en Barcelona en verano de 2012. Antes de ejecutarse la extradición, la fiscal Dolores Delgado, sin entrar en las motivaciones de Falciani, alegó ante la Audiencia Nacional que la "vulneración de secretos bancarios" ni siquiera figura como delito en España. Delgado no podía perseguir a quien ha propiciado que se descubra toda la trama de evasión de capitales de ciudadanos españoles. Felizmente, su postura ha sido aceptada por la Audiencia y Falciani, que colabora ahora con la justicia, puesto en libertad.