3 de julio de 2013

Rencor hacia los filósofos / Cartas inglesas

(Voltaire)

"Confieso que me ha tocado en suerte una de esas almas groseras. Por lo que a mí respecta, me enorgullezco del honor de ser en esta cuestión tan estúpido como Locke. Confesad al menos que sois tan ignorantes como yo; ¿cómo os atrevéis a asegurar algo?... Entonces llega el supersticioso y dice que hay que quemar a los que sospechan que es posible pensar con la sola ayuda del cuerpo...  Por otra parte nunca hay que temer que una opinión filosófica pueda perjudicar la religión de un país. Los objetos de la razón y de la fe son de naturaleza diferente. Los filósofos nunca formarán sectas religiosas. ¿Por qué? Porque no escriben para el pueblo.

Dividid el género humano en veinte partes: diecinueve de ellas estarán compuestas por los que trabajan con sus manos, y que nunca sabrán si existe un Locke en el mundo; en la vigésima parte restante, ¡qué pocos hombres encontraríamos que lean! Y entre los que leen, por uno que estudie la filosofía, hay veinte que leen novelas. El número de los que piensan es extraordinariamente pequeño, y éstos no se preocupan por perturbar el mundo. Nunca son pensadores quienes introducen la semilla de la discordia en su patria, sino teólogos. Pero, ¡qué digo! Todos los libros de los filósofos modernos juntos nunca harán tanto ruido en el mundo como produjo antaño la disputa de los franciscanos acerca de la forma de su manga y su capucha"

  • Cartas inglesas / Voltaire