12 de agosto de 2013

Francisco: un Dios algo más digno

Si la teología es la justificación del Cristo de la fe, la antropología sigue considerándose el momento de verdad del Jesús de la historia, la verdad primigenia de las religiones del Libro. Decía Ignacio Ellacuria, asesinado en 1989 en El Salvador, que la reflexión teológica se compone de una dimensión no ética [la teoría del conocimiento], una dimensión ética [el deber ser] y una dimensión práxica [la acción para transformar la sociedad]. Desde el fenómeno religioso, la figura del Papa no resulta imprescindible para proclamar a Dios, pero sí debería serlo para denunciar los dolores del mundo. También desde la fe urge recuperar la verdad de la religión y cabe empezar a pensar que este Papa alberga cuando menos, una cierta vergüenza. Cabe incluso sospechar que hasta cree en el verdadero amor de Dios.