26 de septiembre de 2013

El saqueo y la razón

La revista italiana Micromega viene de rescatar unos textos inéditos de Albert Camus: "el reaccionario del antiguo régimen pretendía que la razón no regulase nada. Con el nuevo régimen, el reaccionario instaura una razón que lo gobierne todo. Frente a él, el verdadero demócrata piensa que la razón puede iluminar un gran número de problemas, regular otros tantos, pero no cree en proclamar un patrón absoluto del mundo"

Como resultado, el demócrata es modesto, tiene una comprensión relativa de las cosas, su humanismo se diluye en una cierta aspiración universal. A su rival en cambio, no le importa tener o no razón. Es parte actora. Su única razón es él mismo; por eso consagra su verdad como absoluta.