1 de septiembre de 2013

Teología, Escolástica y Filosofía

"La Teología Natural es una disciplina que organiza sus cuestiones en torno a la idea de Dios, del Dios de la Ontoteología; mientras que la Filosofía de la Religión sistematiza sus cuestiones en torno a los fenómenos religiosos, que son evidentemente fenómenos humanos. Para decirlo de un modo más esquemático: la Teología Natural resuelve sus líneas conceptuales en Dios [y si no lo hiciera no podría llamarse Teología]: es así una disciplina metafísica. Pero la filosofía de la Religión resuelve sus líneas conceptuales en el hombre, pues es el hombre y no Dios quien figura como ser religioso. [Dios no es religioso: ¿a quién iba a rezar Dios?]. Por ello es antropología.


Históricamente, por tanto, la Filosofía de la religión, es disciplina posterior a la Teología Natural, y esto no es casual. Difícilmente podría haberse constituido la Filosofía de la Religión en el mundo antiguo, cuando todavía no se habían producido las grandes religiones [Cristianismo, Islamismo] afectadas profundamente por la propia filosofía griega; ni podía haberse desarrollado en la Edad Media una Filosofía de la Religión cuando prácticamente la totalidad de contenidos dogmáticos y rituales de la religión por antonomasia se consideraban praeter racionales.

La Escolástica, en tanto Filosofía, aunque proyecta una doctrina general sobre las religiones, no puede considerarse como impulsora de una “Filosofía de la Religión”, pues ésta, para tener pleno sentido, deberá no sólo poder regresar de los fenómenos a las ideas, cuando también en progreso, poder resolverlas. En otras palabras, lo sobrenatural queda fuera del horizonte de la Escolástica, más allá de ser conceptuada en tanto filosofía racional".

  • El animal divino / Gustavo Bueno