16 de octubre de 2013

Laminar a Wyoming pasa por desvirtuar los contenidos del programa

El Intermedio de laSexta se ha convertido probablemente en una de las escasísimas excepciones televisivas dignas aún de poder verse. Su presumible desaparición implicaría la instauración sociológica de una españolidad difícilmente soportable. El Gobierno aspira a fulminar la última ventana de aire limpio del estercolero peninsular. En una alarde de talante democrático, José Manuel Lara pide "moderación, respeto y una labor bien hecha", como si la brillante pedagogía difundida por El Intermedio resultara un ejercicio de hooliganismo y radicalidad. Calientan motores.