23 de noviembre de 2013

Privatizar / Nacionalizar

¿Por qué razón cuando una empresa privada se apropia de un servicio público, se habla de conceptos como “eficiencia” o “mejora [nunca demostrada] de la gestión” y cuando es el Estado, quien adquiere la gestión de una empresa privada, se habla de "revolución", de "agresión que viola las pautas más básicas de nuestra democracia"? ¿Por qué razón hacerse con los activos y el patrimonio que atesora una sociedad, llega a denominarse “externalización o proceso de mejora” y por el contrario, la gestión y redistribución de dichas ganancias privadas, recibe el nombre de “confiscación de bienes”?. ¿Cómo es posible que la apropiación privada [por una minoría] de los recursos naturales de un país, su gestión y explotación, o la de sus derechos inherentes y fundamentales, llegue a convertirse en sinónimo de “intereses nacionales” y su nacionalización, un vil ataque sobre dichos intereses?

La calumnia y el lenguaje son las dos principales armas del neoliberalismo. Todo un universo de impactos comunicacionales procedentes de diferentes medios, pertenecientes no obstante a los mismos dueños, que adoctrina a la sociedad sobre la única interpretación posible de la realidad. En el reparto organizado del botín, todo se reduce a definir quién fiscaliza a quién; qué clase social es la fiscalizadora y cuál la fiscalizada.