27 de diciembre de 2013

Gallardón: la figura del padre

En los años ochenta España es un país lobotomizado por el franquismo cuya sociedad busca descubrir la democracia y abandonar algo más que cuarenta años de dictadura; siglos de absolutismo sociológico prácticamente ininterrumpido. La nueva sociedad debe también equipararse en derechos a las de sus vecinos europeos. Entre las nuevas leyes, aquella que regula la interrupción voluntaria del embarazo de la mujer. En 1983, dicho proyecto es combatido por uno de los hombres fuertes de Alianza Popular, José María Ruiz Gallardón, padre del actual ministro de Justicia, que recurre la ley por anticonstitucional. Para Don José María, que una mujer tuviera derecho a decidir sobre su maternidad interrumpiendo su proceso embrionario, significaba un crimen, un asesinato, un pecado mortal.

En aquel recurso, la salomónica sentencia del TC reconoció "el derecho a la vida" del embrión, pero también "el derecho de la mujer a decidir ser o no madre", lo que en la práctica suponía la derrota de Gallardón. Ésta se consumará finalmente hace unos años con la posterior promulgación de la ley de plazos, vigente hoy en la práctica totalidad de países europeos. Quién sabe si para el actual ministro de Justicia, la memoria del padre permanecía ultrajada desde entonces. La querencia del hijo aguardaba.