17 de enero de 2014

Chispazo "antidemocrático" en Burgos

La radio recaba la espontánea indignación de los vecinos: "vas al hospital y no hay ni tiritas ni poyas", "no tienen 13.000 € para la escuela y quieren gastarse 13 millones en lo que les interesa".

Desde su retórica literaria, el ideólogo franquista Agustín de Foxá (1) nos dejó hace ya algún tiempo, una buena descripción de las turbas que se apoderan de las calles: "Pasaban masas ya revueltas: mujerzuelas feas, jorobadas, con lazos rojos en las greñas, niños anémicos y sucios, gitanos, cojos, negros de los cabarets, rizosos estudiantes mal alimentados, obreros de mirada estúpida, poceros, maestritos amargados y biliosos. Toda la hez de los fracasos, los torpes, los enfermos, los feos; el mundo inferior y terrible removido por aquellas banderas siniestras".

Serrano Suñer (2) por su parte, no podrá describir mejor a los oportunistas y enemigos del orden, que al calor de la demagogia, surgen como setas: "Hombres horrendos, verdaderamente demoníacos. Sádicos unidos a profesionales del hurto, de la estafa, del atraco a mano armada y del homicidio con alevosía. Jabalíes y ungulados corriendo en busca de víctimas propiciatorias de sus colmilladas... Detrás, los masones, los socialistas, los comunistas, los azañistas, los anarquistas y todos los judíos dirigentes del negro marxismo, que tienen por lema la destrucción de la civilización europea". 

La chispa antidemocrática prende ahora en la ciudad de Burgos: violentos, antisistema, perroflautas, incluso elementos relacionados con la izquierda abertzale y el entorno de ETA que ni siquiera pertenecen a la ciudad, y vuelven a poner en peligro la paz y la convivencia. Nazismo puro. Hablamos una vez más de los enemigos de la libertad y la democracia; antidemócratas y fracasados que no respetan la legitimidad de las urnas.


1-. Agustín de Foxá. "Madrid, de Corte a checa". 1938
2-. Serrano Suñer califica a sus adversarios políticos tras el alzamiento.