15 de marzo de 2014

Petición de principio

La petición de principio (del latín petitio principii, es decir, "suponiendo el punto inicial") es una falacia que ocurre cuando la proposición por ser probada se incluye implícita o explícitamente entre las premisas (1). Inicialmente acuñada por Aristóteles, es quizá el modo clásico y más recurrente de confundir al interlocutor en el método discursivo. En todos los órdenes de la vida, en cada expresión mediática, ideológica o religiosa, subyacen peticiones de principio que difícilmente serán advertidas por aquellas personas más vulnerables o que participen de la buena fe. Analizamos este titular a cinco columnas de Pedro J. Ramírez:

"Del Olmo investiga por qué la policía le envió la falsa mochila de Vallecas"

Teniendo en cuenta que en ningún momento se demostró la falsedad de la mochila, cuál es el hecho verdaderamente relevante de esta noticia? El mensaje aparente, [el juez investiga una determinada acción (!)] carece de importancia; su razón de ser no es otra que añadir a la parte subordinada de la frase, un calificativo; dar por supuesto que la mochila es falsa cuando esa es precisamente la única verdad que se ha de demostrar. Se trata así de desviar lo realmente determinante hacia otro contexto de confusión o especulación.

1-. Wikipedia