19 de octubre de 2015

Lo que Zapatero le dijo a Llamazares sobre el logo del puño y la rosa


Pedro Sánchez rescata el histórico logo de su partido, despreciado por Zapatero y Rubalcaba.

"A la insignia que ha simbolizado al partido socialista durante muchos años le han amputado el puño, quedando en el aire una solitaria rosa sin cimientos”. Así se pronunció hace justo dos años Eduardo Mangada en un artículo publicado en Nuevatribuna en el que criticaba la escenografía del PSOE en la Conferencia Política de 2013 donde optó por un logo donde solo figuraba la rosa. Y es que el tradicional logo del PSOE, el viejo dibujo del puño y la rosa, diseñado hace más de tres décadas por José María Cruz Novillo y con el que Felipe González se presentó a las elecciones de 1982 lleva años guardado en el baúl de los recuerdos de Ferraz. No lo quiso el partido ni en tiempos de Zapatero ni en la época de Rubalcaba cuando se optó por suprimir el puño y dejar la rosa.

Una anécdota de Zapatero en el Congreso confirma por dónde debía ir la línea estratégica en ese momento. Y es que en un encuentro en los pasillos del Congreso de los Diputados, el entonces líder del PSOE regaló a Gaspar Llamazares un pin con la rosa del logo del partido. El dirigente de IU le preguntó entonces irónico: “¿Y el puño?”, a lo que Zapatero contestó tirando también de ironía: “El puño lo pones tú”, en referencia a la formación de Izquierda Unida y a su combativa estrategia. Fue una etapa en la que el PSOE declinó llegar acuerdos parlamentarios con IU, un extremo este que fue criticado en reiteradas ocasiones por el propio Llamazares.

El caso es que después de muchos avatares sobre el logo del PSOE, el nuevo líder, Pedro Sánchez, ha decidido volver a los orígenes. Tanto es así que este martes se ha desplegado en la sede socialista de Ferraz dos grandes lonas, una con la imagen de Sánchez, y la otra con el lema “el cambio que une” encabezada por el histórico logotipo de Cruz Novillo. En una nota, el PSOE afirma que la finalidad de estas lonas, de 4,5 x 8 metros cada una, “es trasladar un triple mensaje: que todo el PSOE -empezando por su candidato- está en la calle, como partido vivo y muy presente entre los ciudadanos; que somos el cambio que une a todos, con un proyecto mayoritario que dará paso a un nuevo gobierno; y que los socialistas no solo aspiramos a ganar, sino que además estamos preparados para lograrlo y recuperar así las oportunidades perdidas en esta legislatura”.